Rerum Iuris Canonici atque Ecclesiastici Fontes

página en refacción



siglo IV
Edicto de Galerio (311) | Edicto de Milán (313) | Edicto de Tesalónica (380) | Edicto de Heraclea Augusta (381)


Edictum Galerii (Nicomedia, 311)

Inter caetera quae pro Reipublicae semper commodis atque utilitate disponimus, nos quidem volueramus antehac, juxta leges veteres et publicam disciplinam, Romanorum cuncta corrigere, atque id providere, ut etiam Christiani, qui parentum suorum reliquerant sectam, ad bonas mentes redirent. Siquidem eadem ratione tanta eosdem Christianos voluntas invasisset, et tanta stultitia occupasset, ut non illa veterum instituta sequerentur, quae forsitan primum parentes eorumdem constituerant: sed pro arbitrio suo, atque ut hisdem erat libitum, ita sibimet leges facerent, quas observarent, et per diversa varios populos congregarent. Denique cum ejusmodi nostra jussio extitisset, ut ad veterum se instituta conferrent, multi periculo subjugati, multi etiam deturbati sunt; atque cum plurimi in proposito perseverarent, ac videremus nec diis eosdem cultum ac religionem debitam exhibere, nec christianorum Deum observare, contemplatione mitissimae nostrae clementiae intuentes et consuetudinem sempiternam, qua solemus cunctis hominibus veniam indulgere, promptissimam in his quoque indulgentiam nostram credidimus porrigendam; ut denuo sint Christiani, et conventicula sua componant, ita ut ne quid contra disciplinam agant. Alia autem epistola judicibus significaturi sumus, quid debent observare. Unde juxta hanc indulgentiam nostram debebunt Deum suum orare pro salute nostra, et Reipublicae, ac sua, ut undiqueversum Respublica perstet incolumis, et securi vivere in sedibus suis possint.

XXXV. Hoc edictum proponitur Nicomediae pridie Kalendas Maias, ipso octies, et Maximino iterum Consulibus.


(LUCII CAECILII FIRMIANI LACTANTII, Liber ad Donatum confessorem, de mortibus persecutorum, XXXIV, ap. Patrologia Latina, vol. 7, Paris 1844, coll. 249A-250A)

Edicto de Galerio (Nicomedia, 30 de abril 311)

Entre las restantes disposiciones que hemos tomado mirando siempre por el bien y el interés del Estado, Nos hemos procurado, con el intento de amoldar todo a las leyes tradicionales y a las normas de los romanos, que también los cristianos que habían abandonado la religión de sus padres retornasen a los buenos propósitos. En efecto, por motivos que desconocemos se habían apoderado de ellos una contumacia y una insensatez tales, que ya no seguían las costumbres de los antiguos, costumbres que quizá sus mismos antepasados habían establecido por vez primera, sino que se dictaban a sí mismos, de acuerdo únicamente con su libre arbitrio y sus propios deseos, las leyes que debían observar y se atraían a gentes de todo tipo y de los más diversos lugares. Tras emanar nosotros la disposición de que volviesen a las creencias de los antiguos, muchos accedieron por las amenazas, otros muchos por las torturas. Mas, como muchos han perseverado en su propósito y hemos constatado que ni prestan a los dioses el culto y la veneración debidos, ni pueden honrar tampoco al Dios de los cristianos, en virtud de nuestra benevolísima clemencia y de nuestra habitual costumbre de conceder a todos el perdón, hemos creído oportuno extenderles también a ellos nuestra muy manifiesta indulgencia, de modo que puedan nuevamente ser cristianos y puedan reconstruir sus lugares de culto, con la condición de que no hagan nada contrario al orden establecido. Mediante otra circular indicaremos a los gobernadores la conducta a seguir. Así pues, en correspondencia a nuestra indulgencia, deberán orar a su Dios por nuestra salud, por la del Estado y por la suya propia, a fin de que el Estado permanezca incólume en todo su territorio y ellos puedan vivir seguros en sus hogares.


Lactancio, De mortibus persecutorum XXXIV. Traducción de Ramón Teja, Gredos, Madrid 1982, pp. 165-167.



Edictum Mediolani (313)

Cum feliciter, tam ego Constantinus Augustus, quam etiam ego Licinius Augustus, apud Mediolanum convenissemus, atque universa, quae ad commoda et securitatem publicam pertinerent, in tractatu haberemus, haec inter caetera quae videbamus pluribus hominibus profutura, vel in primis ordinanda esse credidimus, quibus divinitatis reverentia continebatur, ut daremus et christianis, et omnibus liberam potestatem sequendi religionem, quam quisque voluisset, quo quidem divinitas in sede coelesti, nobis atque omnibus qui sub potestate nostra sunt constituti, placata ac propitia possit existere. Itaque hoc consilio salubri ac rectissima ratione ineundum esse credidimus, ut nulli omnino facultatem abnegandam putaremus, qui vel observationi christianorum, vel ei religioni mentem suam dederat, quam ipse sibi aptissimam esse sentiret; ut possit nobis summa divinitas, cujus religioni liberis mentibus obsequimur, in omnibus solitum favorem suum benevolentiamque praestare. Quare scire Dicationem tuam convenit, placuisse nobis, ut, amotis omnibus omnino conditionibus, quae prius scriptis ad officium tuum datis super christianorum nomine videbantur, nunc vere ac simpliciter unusquisque eorum, qui eamdem observandae religioni christianorum gerunt voluntatem, citra ullam inquietudinem ac molestiam sui idipsum observare contendant. Quae sollicitudini tuae plenissime significanda esse credidimus, quo scires nos liberam atque absolutam colendae religionis suae facultatem hisdem christianis dedisse. Quod cum hisdem a nobis indultum esse pervideas, intelligit Dicatio tua, etiam aliis religionis suae vel observantiae potestatem similiter apertam, et liberam pro quiete temporis nostri esse concessam; ut in colendo quod quisque delegerit habeat liberam facultatem, quia (nolumus detrahi) honori, neque cuiquam religioni aliquid a nobis.

Atque hoc insuper in persona christianorum statuendum esse censuimus, quod si eadem loca, ad quae antea convenire consueverant, de quibus etiam datis ad officium tuum litteris certa antehac forma fuerat comprehensa, priore tempore aliqui vel a fisco nostro, vel ab alio quocumque videntur esse mercati, eadem christianis sine pecunia, et sine ulla pretii petitione, postposita omni frustratione atque ambiguitate, restituantur. Qui etiam dono fuerunt consecuti, eadem similiter hisdem christianis quantocius reddant: etiam vel hi qui emerunt, vel qui dono fuerunt consecuti, si petiverint de nostra benevolentia aliquid, Vicarium postulent, quo et ipsis per nostram clementiam consulatur. Quae omnia corpori christianorum protinus per intercessionem tuam, ac sine mora tradi oportebit. Et quoniam iidem christiani non ea loca tantum, ad quae convenire consueverunt, sed alia etiam habuisse noscuntur, ad jus corporis eorum, id est, Ecclesiarum, non hominum singulorum, pertinentia, ea omnia lege, qua superius, comprehendimus, citra ullam prorsus ambiguitatem vel controversiam hisdem christianis, id est, corpori et conventiculis eorum reddi jubebis, supradicta scilicet ratione servata, ut ii qui eadem sine pretio, sicut diximus, restituerint, indemnitatem de nostra benevolentia sperent.

In quibus omnibus supradicto corpori christianorum intercessionem tuam efficacissimam exhibere debebis, ut praeceptum nostrum quantocius compleatur, quo etiam in hoc per clementiam nostram quieti publicae consulatur. Hactenus fiet, ut sicut superius conprehensum est, divinus juxta nos favor, quem in tantis sumus rebus experti, per omne tempus prospere successibus nostris cum beatitudine nostra publica perseveret. Ut autem hujus sanctionis benevolentiae nostrae forma ad omnium possit pervenire notitiam, perlata programmate tuo haec scripta et ubique proponere, et ad omnium scientiam te perferre conveniet, ut hujus benevolentiae nostrae sanctio latere non possit.


(LUCII CAECILII FIRMIANI LACTANTII, Liber ad Donatum confessorem, de mortibus persecutorum, XLVIII. … LITTERAE LICINII., ap. Patrologia Latina, vol. 7, Paris 1844, coll. 267A-270B)

Edicto de Milán (313)

Estando yo, Constantino Augusto, y yo, Licinio Augusto, felizmente reunidos en Milán para tratar de los asuntos concernientes al interés común ya la seguridad del Imperio, hemos pensado que entre los asuntos que debíamos ocuparnos, nada más útil a nuestros pueblos que el de regular primeramente la forma de honrar a la divinidad. Hemos resuelto conceder a los cristianos ya todos los demás la libertad de practicar la religión que prefieran, a fin de que la divinidad que preside en los cielos sea propicia y favorable tanto a nosotros como a los que viven bajo nuestra autoridad. Nos ha parecido muy sano y razonable no negar a ninguno de nuestros súbditos, sea cristiano o perteneciente a otro culto, el derecho de practicar la religión que más le plazca. De este modo la divinidad suprema, que de ahora en adelante cada uno de nosotros honrará libremente, nos mostrará su favor y acostumbrada benevolencia. Conviene, pues, que Vuestra Excelencia sepa que derogamos las restricciones contenidas en el edicto precedente que os habíamos enviado con relación a los cristianos [Edicto del 312] y que a partir de este momento nosotros les permitimos observar su religión, sin que se les pueda inquietar ni molestar de ninguna manera. Hemos creído conveniente hacéroslo saber de la manera más precisa para que no ignoréis que concedemos a los cristianos la libertad más completa y absoluta de practicar su religión. Vuestra Excelencia debe saber que, para la conservación de la paz en nuestros días, hemos concedido a los otros el mismo derecho público y libre para profesar sus creencias o culto. Lo hemos decidido así para que no parezca que favorecemos a una religión más que a la otra; de este modo cada cual tendrá ocasión para dar culto a la divinidad según sus propios deseos.

Respecto de los cristianos, hemos decidido ordenar que si los lugares en los que en tiempos pasados solían reunirse (sobre lo cual ya hemos dado varias normas en el pasado que pueden serviros de guía) hubieran sido adquiridos por nuestro fisco o por cualquier otra persona, ordenamos que sin ambigüedades o evasivas estén dispuestas a restituirlos a los cristianos, sin esperar recompensa pecuniaria o por precio alguno. Asimismo, deben devolver a los cristianos los bienes cuya propiedad hubieran recibido en calidad de regalo. Quienes hubieran adquirido dicha propiedad mediante compra o la hubieren recibido como regalo, si quieren ser recompensados por nuestra benevolencia que lo soliciten del Vicario, el cual presentará su caso a nuestra clemencia. Convendrá que cuanto antes y sin demora todas estas cosas se entreguen a los cristianos por Vuestra intercesión. y puesto que es del conocimiento público que dichos cristianos han poseído no sólo estos lugares donde solían reunirse, sino que, como es sabido, tenían otros que pertenecían a su corporación, es decir , a sus Iglesias y no a las personas privadas, ordenaréis, de acuerdo con la ley que más arriba hemos indicado, que se les devuelvan todas esas posesiones a los cristianos, o sea, a sus corporaciones y asambleas, sin pleitos ni evasivas. Hágaseles notar lo que hemos dicho antes, a saber, que quienes devuelvan estos bienes sin ponerles precio, pueden esperar, según hemos dicho, alguna recompensa de nuestra benevolencia.

En todo lo referente a los cristianos, debéis mostrar suma eficiencia de modo que nuestro Edicto se ejecute con toda celeridad, pues en todo este asunto hemos tenido en cuenta, por nuestra clemencia, la tranquilidad pública. Queremos que se cumpla todo esto para que, según hemos dicho más arriba, el favor divino, cuya presencia hemos experimentado en tantas ocasiones, bendiga en todo momento a nosotros ya nuestros sucesores con el bienestar público. Para que lo dispuesto por nuestra perpetua benevolencia pueda llegar al conocimiento de todos, sería conveniente que hicieras llegar a todas partes y pusieras estos puntos a la consideración de todos, para que así el decreto de nuestra benevolencia no sea ignorado.



Edictum Thesalonicae (380)

Imppp. Gratianus, Valentinianus et Theodosius AAA.
Edictum ad Populum urbis Constantinopolitanae.

Cunctos populos, quos clementiae nostrae regit temperamentum, in tali volumus religione versari, quam divinum Petrum apostolum tradidisse Romanis religio usque ad nunc ab ipso insinuata declarat, quamque pontificem Damasum sequi claret et Petrum Alexandriae episcopum, virum apostolicae sanctitatis; hoc est ut secundum apostolicam disciplinam evangelicamque doctrinam Patris et Filii et Spiritus sancti unam deitatem sub parili majestate et sub pia trinitate credamus. § 1. Hanc legem sequentes Christianorum catholicorum nomen jubemus amplecti, reliquos vero dementes vesanosque judicantes haeretici dogmatis infamiam sustinere, nec conciliabula eorum ecclesiarum nomen accipere, divina primum vindicta, post etiam motus nostri, quem ex coelesti arbitrio sumpserimus, ultione plectendos.
Dat. III Kal. Mart. Thessalonica, Gratiano A. V, et Theodosio A. I, Coss. (380).


Decreta selecta de religione. Theodosius I (apud Patrologia Latina, Paris 1845, vol. 13, LIB. XVI. TIT. I. DE FIDE CATHOLICA, coll. 530B-530C)

Edicto de Tesalónica (28 febrero 380)

Emperadores Graciano, Valentiniano y Teodosio, Augustos
Edicto al Pueblo de la urbe de Constantinopla

Deseamos que todas las gentes gobernadas por nuestra clemencia profesen la religión que el divino apóstol Pedro dio a los romanos y que es la que hoy en dia profesan el pontífice Dárnaso y el obispo de Alejandria Pedro, hombre de santidad apostólica. Según la disciplina apostólica y la doctrina evangélica, dicha fe dice que hemos de creer en la divinidad única del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, iguales en majestad bajo la Santísima Trinidad. Por esta ley disponemos que los que sigan esta norma sean llamados cristianos católicos. Los demás, a quienes se puede juzgar como locos, sufrirán la infamia de la herejía. Sus lugares de reunión no serán considerados como iglesias y serán destruidos tanto por la venganza divina como por nuestra iniciativa, que tomaremos de acuerdo con el arbitrio celeste.

Expedido por Graciano Augusto, Valentiniano y Teodosio Agusto, Emperadores, el día tercero antes de las kalendas de Marzo.




Edictum Aug. Heracleae (30 julio 381)

Imppp. Gratianus, Valentinianus et Theodosius AAA.
ad Auxonium proconsulem Asiae.

Episcopis tradi omnes ecclesias mox jubemus, qui unius majestatis atque virtutis Patrem et Filium et Spiritum sanctum confitentur, ejusdem gloriae, claritatis unius, nihil dissonum profana divisione facientes, sed trinitatis ordinem, personarum assertionem et divinitatis unitatem; quos constabit communione Nectarii episcopi Constantinopolitanae Ecclesiae, Timothei necnon intra Aegyptum Alexandrinae urbis, episcopos esse sociatos; quos etiam in Orientis partibus Pelagio episcopo Laodicensi et Diodoro episcopo Tarsensi: in Asia necnon proconsulari atque Asiana dioecesi Amphilocio episcopo Iconiensi et Optimo episcopo Antiocheno: in Pontica dioecesi Helladio episcopo Caesariensi et Otreio Meliteno et Gregorio episcopo Nysseno, Terennio episcopo Scythiae, Marmario episcopo Martianopolitano communicare constiterit. Hos ad obtinendas catholicas Ecclesias ex communione et consortio probabilium sacerdotum oportebit admitti: omnes autem, qui ab eorum, quos commemoratio specialis expressit, fidei communione dissentiunt, ut manifestos haereticos ab ecclesiis expelli, neque his penitus posthac obtinendarum ecclesiarum pontificium facultatemque permitti, ut verae ac Nicenae fidei sacerdotia casta permaneant, nec post evidentem praecepti nostri formam malignae locus detur astutiae:

Dat. III Kal. Aug. Heraclea, Eucherio et Syagrio Coss. (381).


Decreta selecta de religione. Theodosius I (Codex Theodosianus, LIB. XVI. TIT. I.3 DE FIDE CATHOLICA, apud Patrologia Latina, Paris 1845, vol. 13, coll. 530C-531A)
Edicto de Heraclea Augusta (30 julio 381)

Emperadores Graciano, Valentiniano y Teodosio, Augustos
a Auxonio, Procónsul de Asia

Ordenamos, igualmente, que todas las iglesias sean entregadas a los obispos que reconozcan que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son de una misma majestad y virtud, de una misma gloria y de un mismo esplendor ...














y los que disientan de la comunión de fe, tal y como antes lo hemos expresado, sean expulsados de sus iglesias como herejes manifiestos. En adelante no podrán adquirir iglesias para que el sacerdocio de la verdadera fe proclamada en Nicea permanezca puro. Después de las disposiciones dadas en esta ley no habrá lugar para maliciosas astucias.

Expedido en Augusta Heraclea, el día tercero antes de las kalendas de Agosto.






Patrologia Latina online. (The Full Text Database)
Decretum Gratiani. (ed. 1879)
Decretalium Gregorii papae IX compilationis libri V Decretalium compilatio (Intratext)
Regulae Iuris in VI Decretalium Bonifacii VIII
Provida Mater Ecclesia (Const. Apost., 2/2/1947)
Matrimonia Mixta (Motu Proprio, 31.03.1970 [AAS 62, pp. 257-263])
Causas Matrimoniales (Motu Proprio, 28.03.1971 [AAS 63, pp. 441-446])
Cum Matrimonialium Causarum. Normae quaedam statuuntur ad processus matrimoniales apud Ecclesias Orientales expeditius absolvendos (Motu Proprio, 8.09.1973 [AAS (5, pp. 577-581])